Contacta con viajes a pie.

Usa el formulario que aparece a la derecha para ponerte en contacto con nosotros y resolveremos tus dudas lo antes posible. Gracias.

         

123 Street Avenue, City Town, 99999

(123) 555-6789

email@address.com

 

You can set your address, phone number, email and site description in the settings tab.
Link to read me page with more information.

Blog

Filtering by Category: plantas

Viajes de papel. El país donde florece el limonero. Helena Attlee

Felipe Gomez

Nada más terminar esta lectura tuve que exprimirme un pomelo y unas mandarinas para disfrutar del frescor de los cítricos, solo me falto la brisa del sur de Italia para que fuera perfecto. El país donde florecen los limoneros es un libro muy original, libro de horticultura, libro de viajes, de gastronomía, ensaño; es la historia de Italia y sus cítricos.

Helena Attlee teje un recorrido singular con una curiosidad que nace de  su trabajo como guía turística en los grandes jardines de los medicis en la Toscana. Atraída por los viejos limoneros plantados en grandes macetas y resguardados en los limonaie, invernaderos creados específicamente para ellos.

limonero.jpg

Seguimos los pasos de su investigación sobre la horticultura a veces de corte taxonómico,  otras antropológico o simplemente culinarios para descubrir la compleja historia de los cítricos. Al principio se trató de un género pequeño compuesto por Mandarina (China), Pomelo (Malasia) y Cidra (Himalaya) y allí donde estos tres árboles ancestrales entraron en contacto de la mano del hombre se fecundaron por polinización cruzada dando origen a la gran familia de hoy en día; con naranjas y limones como los más reconocidos en todo el mundo.

Citrus Bizarria . La más curiosa de las formas. FOTO:  Wikipedia

Citrus Bizarria. La más curiosa de las formas. FOTO: Wikipedia

En este camino descubrimos su importancia en la historia pasada y actual de Italia, nos dejamos llevar por los sentidos, queremos oler y saborear lo que Helene nos cuenta, descubrimos nuevas formas y sabores de los cítricos, usos ancestrales, nos entran ganas de viajar, de conocer y de probar cualquiera de las recetas que nos enseña.

  • Helena Attlee. El País donde florece el limonero. Acantilado 2017

Viajes de papel. Andrea Wulf: La invención de la Naturaleza, el Nuevo Mundo de Alexander Von Humboldt

Felipe Gomez

La invención de la Naturaleza, el Nuevo Mundo de Alexander Von Humboldt no es una biografía al uso, escrito magistralmente por Andrea Wulf, este libro nos transporta al nacimiento de una visión del entorno natural donde todo está relacionado, donde ciencia y arte se unen para comprender mejor todo lo que nos rodea.

Perfectamente documentado y escrito de forma cercana y accesible el libro nos lleva a través la sorprendente vida de Humboldt (1769-1859) desde su familia, su forma de ser, sus estudios y viajes hasta la evolución de la ciencia de la Naturaleza pero también del arte y de la política de su tiempo.

Desde que Alexander pasará cinco años viajando por Sudamérica (1799-1804) y se quedará a pocos metros de la cima del Chimborazo, por entonces el que se tenía como pico más alto, la Tierra empezó a entenderse como un organismo vivo y enteramente relacionado entre sí. En su Naturgemälde los fenómenos individuales solo eran importantes por su relación con la totalidad. Humboldt con esta mirada tan amplia abrió el camino de la Naturaleza como un conjunto complejo e interrelacionado. En su obra Cosmos llega a abarcar el Universo con esta perspectiva y lo que era más importante lo hacía sin mencionar ni una sola vez la palabra Dios. En su lugar él hablaba de una maravillosa red de vida orgánica.

Naturgemälde de 90x60 cm que Humboldt incluyó en su  Ensayo sobre la Geografía de las Plantas

Naturgemälde de 90x60 cm que Humboldt incluyó en su Ensayo sobre la Geografía de las Plantas

Sus viajes y sus posteriores publicaciones tan meticulosas abrían las puertas de muchos futuros estudios. En vida mantuvo una impresionante vinculación epistolar con el mundo científico de su tiempo.  Si con su Viajes a las regiones equinocciales de Nuevo Continente de treinta y cuatro volúmenes ponía la semilla a un estudio global y comparado de la Naturaleza con otras de sus obras puso el germen del proteccionismo y el activismo ecologista, del movimiento anticolonialista o creo, con su Personal Narrative, una forma poética de entender la natura que inspiró a muchas generaciones.

Todo para él está conectado, así en sus escritos no solo analiza, cataloga y relaciona especies vegetales y animales, mide el clima, las alturas o el magnetismo terrestre sino que también se preocupa por la desecación de una laguna debida a un monocultivo intensivo, se indigna con la existencia del esclavismo o se ilusiona con los tiempos de cambio que en algunos momentos de su vida soplaron en Europa contra el inmovilismo del Absolutismo y la Iglesia. La Naturaleza, es ciencia pero también es arte, solo gracias a él nos es posible acercarnos al Cosmos, a entenderlo como humanos que somos.  Por eso Goethe y Humboldt disfrutaban de sus encuentros, poesía y ciencia ya no eran los mayores antagonistas, se ayudaban y se inspiraban mutuamente.

Su obra es casi inabarcable y su legado es inmenso, Andrea Wulf hace un ejercicio brillante y muy hábil para acercarnos su herencia. Según avanza la vida de Humboldt y va publicando sus obras la autora va introduciendo a todas aquellas personas que fueron influenciadas por el alemán. Goethe fue el primero de muchos en sorprenderse con él "no he conocido jamás a nadie que reuniera una actividad con un foco tan deliberado con semejante pluralidad de pensamiento"

Portada del libro de la editorial Taurus

Portada del libro de la editorial Taurus

Así puso la semilla para El Origen de las Especies de Darwin, inspiró la poesía y la naturaleza del Walden de Thoreau, activó las preocupaciones del hombre por el aniquilamiento de los recursos naturales de George Perkins Marsh en su Man and Nature, igualmente impulso el primer activismo conservacionista de John Muir. Ayudó a Ernest Haecker que en su Generelle Morphologie desarrolló el término ecología; todos los organismos del mundo están relacionados, como una familia que ocupa una vivienda. La naturaleza orgánica e inorgánica formaba un sistema de fuerzas vivas.

Humboldt fue un hombre de ciencias en su más amplio sentido, entendiendo entonces la poesía como una ciencia, impulso y abrió los ojos de muchos, incluso los de un Simón Bolívar en su camino anticolonial. La naturaleza, la política y la sociedad formaban un triángulo de conexiones. Una cosa influía a la otra. Gracias a Andrea Wulf tenemos la oportunidad de desenhebrar estas conexiones y acercarnos a la invención de la Naturaleza, en una época sin luz eléctrica, sin internet.

Bibliografía

  • Andrea Wulf. La invención de la Naturaleza. El Nuevo Mundo de Alexander Von Humboldt. Editorial Taurus, 2016

 

Acónito (Acontium napellus)

Felipe Gomez

Las plantas venenosas siempre suelen llamar la atención, más aún las carnívoras. Siempre pensamos en lugares exóticos para encontrarlas y sin embargo aquí, en nuestras montañas, podemos encontrar una de las más mortíferas del planeta, el Acónito o matalobos, como se la conoce popularmente en algunos lugares del Pirineo aragonés.

Crece en zonas montañosas de Europa, salvo en aquellas de influencia mediterránea, y se extiende por oriente hasta el Himalaya, donde tiene una pariente aún más letal. Florece en verano, unas flores acapuchonadas de color azul-morado y generalmente aparece en pies aislados llegando a alcanzar en ocasiones un metro de altura. Crece entre las grandes hierbas de los claros del bosque, junto a los arroyos y también en las zonas húmedas entre los pastos. Entre los 1500 y 2000 metros de altitud. En El Pirinero conviven 5 especies de acónitos, dos de ellos con la flor amarilla, A.anthora y A.vulparia.

Acónito (Acontium napellus)     FOTO FGZ

Acónito (Acontium napellus)  FOTO FGZ

La peor parte está en la aconitina, el alcaloide principal de la planta, que se encuentra en raíces, tallos y hojas. Se trata de una sustancia altamente tóxica de la que bastan entre 1 y 2 miligramos para matar a un ser humano en menos de una hora.

En el Alto Aragón se ha empleado como veneno para el hombre. El último caso conocido se juzgó en 1954 en la Audiencia de Huesca. Vive varios años, secándose en otoño y brotando en primavera. Debido a su toxicidad siempre es respetada por el ganado e incluso plagas de saltamontes que han arrasado laderas enteras (como atestiguó Javier Barbadillo en 1985) no se atrevieron con ella llegando antes a devorarse los unos a otros.

Curiosamente, siempre por vía extrena, la aconitina se ha utilizado con usos medicinales debido a su acción sobre el sistema nervioso como antipirético, antitusivo y descongestionante. 

Sin duda una planta esbelta y bella que siempre nos llamará la atención cuando la encontremos florecida. Muchas veces aparecerá solitaria como invitando a ser tomada en ramos, unos ramos mortales. 

Bibliografía

Oreja de oso (Ramonda myconi)

Felipe Gomez

La orella d´onso como se conoce en Aragón también recibe el nombre de Ramonde des Pyrénées y toma su nombre científico, Ramonda Myconi, en honor al botánico y gran pirineista Louis François Ramond de Carbonnières (1755-1827) y del Médico y botánico Francisco Myco (1528-1592) que la recolectó para la ciencia.

Oreja de oso ( Ramonda myconi )     FOTO FGZ

Oreja de oso (Ramonda myconi) FOTO FGZ

Se trata de una planta testigo de tiempos muy antiguos, muy parecida a la violeta africana o del Klimanjaro. Pertenece a la familia de las Gesneriáceas que son muy comunes en el la flora tropical de Asia y África. Habita en los Pirineos desde el Terciario, antes de las Glaciaciones. Solamente esta presente en Europa en esta cordillera y en los Balcanes donde existen otras cuatro especies de esta familia.

Destaca por su rosetón de hojas pegado a la roca, todas ellas extraordinariamente rugosas y peludas, de un color verde intenso. Vive varios años pero con un crecimiento irregular ya que en épocas de sequía, como el musgo, se seca para reverdecer en los periodos húmedos. Motivo por el que también ha sido llamada planta revividora.

Pared oscura colonizada por la  Ramonde . Barranco de Lapazosa    Foto FGZ

Pared oscura colonizada por la Ramonde. Barranco de Lapazosa  Foto FGZ

Crece en peñascos calizos muy sombríos y ocultos formando extensas colonias allí donde las condiciones son propicias. Hará las delicias de los barranquistas cuando la encontremos florecida. Flores de cinco lóbulos morados, con un halo central anaranjado.

Sus poblaciones mas extensas están en la Sierra de Guara, Ordesa, Turbón, Cotiella y Peña Montañesa donde llega hasta los 2200 metros. Se conoce aplicación medicinal en pocos lugares, aplicándose como cataplasma sobre las heridas las hojas frescas picadas hasta cortar la hemorragia. También es considerada como pectoral y utilizada en herboristería llegándose a constatar recolecciones masivas en el valle de Esera.


Bibliografía

-Francisco Javier Barbadillo Salgado. Flores del Pirineo. Editorial Pirineo. 1998.
-Luis Villar Perez et álii. Plantas medicinales del Pirineo Aragonés y demás tierras oscenses. Diputación Provincial de Huesca / Instituto Pirenaico de Ecología, 1992.
-José A. Ortega y Miguel Ángel Á. Cebrian. 50 Barrancos del Pirineo. Los descensos mas bellos. Desnivel, 2006

 

Narciso de prado (Narcissus pseudonarcissus)

Felipe Gomez

Los narcisos son plantas bulbosas que florecen al retirarse las primeras nieves, a finales del invierno y principios de la primavera dando las primeras notas de color a la montaña y a nuestros paseos después de los fríos.

Realmente Narcissus es un género de la familia Amaryllidaceae originario de la cuenca mediterránea y Europa. Cuenta con numerosas especies, la mayoría con floración primaveral, aunque hay algunas que florecen en el otoño. El narcissus pseudonarcissus es conocido en Aragón como narciso de prado o campaneta de puerto y se cría en los prados, entre 1.000 y 2.000 metros, de todo el Pirineo y de otras montañas de la mitad septentrional de la península. En otros lugares es conocido también como narciso trompón, tragapan, cebolla de oro o narciso de lechuguilla entre otros.

Narcissus pseudonarcisus. Foto FGZ

Narcissus pseudonarcisus. Foto FGZ

Tiene un bulbo o cebolla ovoide de hasta 4 cm de diámetro, con hojas y tallo basales, alcanza una altura de 1 a 2 palmos. Las flores solitarias, rara vez un par de flores, son de color amarillo pálido, con el tubo corto y seis gajos extendidos a manera de estrella. En el centro de la flor la corona se alza en forma de campana.

Posee un alcaloide de elevada toxicidad, la narcisina, de acción paralizante. Se concentra sobre todo en el bulbo que cuenta así con sustancias antitumorales, antivíricas y purgantes. Sorprende el uso en Ansó del cocimiento de las flores para la tos seca de los niños y en Hecho las raíces, en forma de cataplasma, para rebajar zonas inflamadas.

Se sabe que daña al ganado el cual lo rechaza en el pastoreo dejando grupos de narcisos que florecen de forma aislada en los pastos.

Narciso de prado. PN Valles Occidentales. Foto FGZ

Narciso de prado. PN Valles Occidentales. Foto FGZ

La palabra está vinculada en el Dioscórides Renovado, al término griego narcosis (νάρκωσις); que produce modorra, embotamiento de la sensibilidad. En la antigüedad Plutarco y Plinio afirman que el olor débil de sus flores ejercen una acción tal sobre el sistema nervioso que ocasionan sueño a las personas que las huelen.

Igualmente la planta está vinculada con el mito de Narciso que en su versión mas antigua hace referencia a un hermoso joven que vivía cerca del monte Helicón y del cual se había enamorado otro muchacho, Aminias. Narciso despreciaba el amor y, disgustado con los deseos de Aminias, le envió como regalo una espada, con la orden implícita de que se diera muerte. El amante obedeció, pero antes de morir maldijo al amado; y, en efecto, al pasar junto a una fuente y ver su propia imagen reflejada sobre las aguas, Narciso se enamoró de sí mismo tan perdidamente que acabó por suicidarse ante la imposibilidad de satisfacer su pasión. En el lugar de su muerte cuenta que nació la flor que toma su nombre.

Por extensión hoy en día hablamos de narcisismo cuando alguien tiene excesiva complacencia en la consideración de las obras y facultades propias. Alguien que cuida demasiado de su adorno, como enamorado de uno mismo.

 

Bibliografía

- Diccionario de la RAE
- Luis Villar Perez et álii. Plantas medicinales del Pirineo Aragonés y demás tierras oscenses. Diputación Provincial de Huesca / Instituto Pirenaico de Ecología, 1992.
- Pío Font Quer. Plantas medicinales. El Dioscórides renovado. Ediciones Península 1999.
- Wikipedia, narcissus pseudonarcissus
- José Luis Benito Alonso. Guía imprescindible de las flores del PN de Ordesa y Mte Perdido. Jolube Consultoria Ambiental 2009
- Constantino Falcon, Emilio Fernández y Raquel López. Diccionario de la mitología clásica. Tomo 2. Alianza editorial, 1980.
 

 

Petrocoptis guarensis

Felipe Gomez

Esta vez fue a la salida de los oscuros del barranco del Lumos donde quedamos sorprendidos al ver un impresionante extraplomo colonizado por esta planta, la Petrocipsis guarensis. Se trata de una especie perenne rupícula y endémica de la Sierra de Guara. Incluida por su rareza en el Catalogo de Especies Amenazadas de Aragón como de "interés especial" y figura como "vulnerable" en la Lista Roja de Flora Vascular Española.

Colonia de  Petrocopsis  a la salida de  los oscuros del barranco del Lumos. Foto FGZ

Colonia de Petrocopsis a la salida de  los oscuros del barranco del Lumos. Foto FGZ

Habita en grietas de las rocas calizas y en ocasiones en conglomerado (como en el Lumos), preferentemente en grandes techos de barrancos cálidos. Se ha localizado entre los 520m y 1.340m de altitud. Planta longeva, hermafrodita y perteneciente a la familia Caryophyllaceae. Cuenta con muchos tallos finos, normalmente colgantes, que puedan alcanzar los 40cm y surgen de una cepa hincada en la roca. Hojas opuestas, glaucas y flores con 5 pétalos rosados. 

Lo que más nos sorprende es su adaptación a la vida rupícula, especialmente debido a la inclinación de los desplomes que coloniza. Para sobrevivir depende de polinizadores eficientes. "Las semillas poseen un estrofíolo compuesto de pelos que al humedecerse facilita su adhesión a la pared. El fruto, una vez maduro, curva el pedúnculo hacia la pared, facilitando la liberación de las semillas junto a la planta madre. Gracias a ello las semillas pueden adherirse a los sustratos húmedos próximos a la planta".

Petrocopsis guarensis.    Foto FGZ

Petrocopsis guarensis. Foto FGZ

Así la petrocopsis decora a forma de adornos vegetales colgantes algunos de los rincones abovedados de las cuencas de los ríos Vero, Balced, Alcanadre, Mascún y aldeaños donde ha sido catalogada. Responsabilidad de los aficionados al descenso de cañones es no poner en peligro la supervivencia de esta otra curiosidad del mundo de los barrancos.

Bibliografía

-VVAA. Ignacio Pardinilla Bentué (coord.). Somontanode Barbastro. Número 13 de la colección Red Natural de Aragón. Prames. 2007.

-D. MARCELO, F. DOMÍNGUEZ LOZANO, J.C.MORENO SAIZ y L. NAVARRO. Petrocopsis Guarensis en el Atlas y Libro Rojo de la Flora Vascular Amenazada de España -Adenda 2008.

Cabello de Venus (Adiantum capillus-veneris)

Felipe Gomez

La serie de plantas de los barrancos continúa con el curioso culantrillo de pozo, llamado así por su parecido con el culantro o cilantro y por estar generalmente presente en rezumaderos de los peñascos, pozos o junto a las fuentecillas.

Se trata de una delicada hierbecilla perteneciente al grupo de los helechos y por lo tanto que se reproduce por esporas y no por flores. Rizoma rastrero del que parten rabillos pardoscuros o negros y brillantes, que se levantan hasta dos palmos de altura. La elegancia de éstos hizo que el culantrillo fuera comparado con los cabellos de Venus y que este fuera utilizado como su epíteto por Linneo. Estos rabillos se dividen en frondes (las hojas de los helechos) con forma de abanicos y doblados en su parte superior para proteger los esporangios, lugar donde se producen las esporas que estarán maduras en mayo.

Adiantum Capillus-veneris       FOTO FGZ

Adiantum Capillus-veneris   FOTO FGZ

Se trata también de una planta de acción diurética que ha sido usada para favorecer la micción a través de infusiones o del cocimiento de sus frondes. Ha sido usado a su vez para combatir la tos y los catarros de las vías respiratorias. A otro nivel menos científico, por la belleza de sus rabillos que la comparan con los pelos de una hermosa cabellera y por la Teoría del Signo se emplearon estos para conservar el cabello y acrecentar su salida y robustez.

Pero sin duda su característica más sorprendente es su absoluta impermeabilidad. Los griegos lo llamaron adianto porque aunque llueva sobre ella y se hundan mil veces en el agua jamás se les pega una gota y siempre se muestra seca y enjuta. Del verbo diaino, mojar, con la partícula negativa a. Hacer la prueba en un río es muy llamativo, ni el mejor gore-tex, actúa de forma tan rápida repeliendo el agua.

Es cuanto menos curioso que una planta que necesita la proximidad el agua y que por tanto esta sedienta de ella para vivir, sin embargo, nunca la admita y la repela con tanta velocidad.

Colonia de     AdianGum Capillus-veneris     en el río Alcanadre          FOTO FG      z

Colonia de AdianGum Capillus-veneris en el río Alcanadre  FOTO FGz

Bibliografía

-Luis Villar Perez et álii. Plantas medicinales del Pirineo Aragonés y demás tierras oscenses. Diputación Provincial de Huesca / Instituto Pirenaico de Ecología, 1992. 
-Pío Font Quer. Plantas medicinales. El Dioscórides renovado. Ediciones Península 1999. 
-Teoría del signo en Wikipedia 
 

Grasilla (Pinguicula grandifolia)

Felipe Gomez

Se acerca la temporada de barrancos, de introducirse en el mundo de los ríos y de sus misterios y entre otras muchas sorpresas que nos podemos encontrar en  los barrancos  se encuentra la misteriosa Grasilla. También conocida como Flor de las fuentes se trata de una planta abunda en rezumaderos, manantiales y otros suelos húmedos del Pirineo hasta los 2.600 m de altitud.

En los lugares propicios a su crecimiento por la abundancia de agua suele formar llamativas colonias que destacan del resto de plantas por su llamativo  color verde manzana.

Comunidad de grasilllas aprovechado un rezumadero de agua en la roca caliza       FOTO FGZ

Comunidad de grasilllas aprovechado un rezumadero de agua en la roca caliza    FOTO FGZ

Observando detenidamente lo que más llamará nuestra atención será que se trata de una planta carnívora. Aunque no disponen de mecanismo de captura  activo, su método de nutrición es en parte del tipo carnívoro. La planta está formada por una roseta basal de hojas pegajosas sobre las cuales se encuentra a menudo pegados pequeños insectos, de ahí su nombre de grasilla.

La grasilla, trampa mortal     FOTO FGZ

La grasilla, trampa mortal   FOTO FGZ

Las hojas están cubiertas por miles de pelos pequeños que segregan gotitas de una sustancia pegajosa. Cuando una presa queda atrapada en esta pega, un segundo tipo de glándulas comienza a segregar un líquido compuesto por ácidos y enzimas digestivos que disuelven las partes más duras de los insectos. Posteriormente, las cutículas reabsorben el líquido, ahora rico en nutrientes.

Perteneciente a la familia de las Lentibulariáceas este género de las Pinguiculas cuenta con gran cantidad de especies, siendo la grandiflora la más común en el Pirineo.

Del corazón de la planta surgen en la primavera una o más astas florales de una decena de centímetros de longitud con flores de color violeta. En Aragón la infusión de la planta seca es considerada como antitusiva y antiespasmódica. En algunos valles se usan las hojas frescas, al exterior, para cicatrizar heridas y llagas.


Bibliografía
-Luis Villar Perez et álii. Plantas medicinales del Pirineo Aragonés y demás tierras oscenses. Diputación Provincial de Huesca / Instituto Pirenaico de Ecología, 1992.

Camarina (Corema album)

Felipe Gomez

Camarina (Corema album)

Perteneciente a la familia de las empetráceas que solo cuenta con seis especies la camarina o camariña es un arbusto o mata de entre 40 y 70 cm . Se mantiene verde todo el año y tiene un gran parecido al brezo. Cuenta con plantas macho y plantas hembra y las dos tienen flores tan insignificantes que pasan desapercibidas.

Florece en primavera e incluso a finales del invierno en latitudes mas al sur y el fruto, un característico globo de unos 5-8mm de diámetro de color blanco perla, brota a finales de verano-otoño. Da fruto cada dos años.

Camarina (Corema album)      FOTO FGZ

Aparece como especie endémica en las dunas y lugares arenosos de la costa atlántica de la Península, desde Galicia hasta Huelva y Cádiz. Topónimos como el de Camariñas en La Coruña o Faro Camarinal en el Parque Natural del Estrecho de Cádiz atestiguan que en otro tiempo fue mucho mas común. La recolección de la planta para hacer escobas, la manipulación de las dunas y la recolección de los frutos han disminuido su presencia en los últimos años.

El fruto, de color blanco en la zona sur y mas rosado en Galicia, tiene un sabor ácido y se utilizaba por los marineros para hacer una limonada refrescante para calmar la sed. Se utilizo también para mitigar la sed de la calentura, como bebida febífruga y para matar lombrices intestinales.

Uno de los manjares típicos de Figueira da Foz, Portugal, consiste en una jalea de camariñas con azúcar y zumo de limón.

La Camariña cuenta con un leyenda que relata como los ojos de la reina Isabel de Portugal, al descubrir las infidelidades de su esposo Dionisio I, dejaron caer unas lágrimas cristalinas que se extendieron por todas las matas del pinar, convertidas como en perlas de un blanco tan blanco que volvieron aquel bosque lugar de maravilla.

Bien podrían ser nuestras lágrimas las que decoraran el Pinar del rey de Marinha Grande, lágrimas blancas que despiden el calor y dan la bienvenida al frío.


Bibliografía: 

-Ginés López. Guía de árboles y arbustos de la Península Ibérica y Baleares. Mundi Prensa, 2002.

-Pío Font Quer. Plantas medicinales. El Dioscórides renovado. Ediciones Península 1999. 

-Wikipedia. Corema album

Espino Albar (Crataegus monogyna)

Felipe Gomez

Espino Albar (Crataegus monogyna)

Entrados ya en el otoño y llegando al invierno en el bosque el alimento empieza a escasear, así que siempre que nos encontremos un majuelo rebosante de frutos sabremos que allí aún hay sustento para los animales que luchan por sobrevivir en el invierno.

El espino albar se conoce por varios nombres como majuelo, espinera de monte, espinalbo.. y se trata de uno de los arbustos más comunes de la Península ibérica. Crece en todo tipo de terrenos desde el nivel del mar hasta los 1800-2200 metros según la latitud.

Majuelas en otoño     FOTO FGZ

El espino es un arbusto generalmente de unos 4 metros que puede llegar a alcanzar los 8-10 metros de altura. Pierde la hoja en invierno momento en el cual, cuando aún estan presentes los frutos, destaca por su color rojizo. De tronco grisaceo y resquebrajado con el paso del tiempo el arbusto florece alegremente formando ramilletes olorosos de color blanco o blanco-rosado.

En torno a él se concentra una gran cantidad de vida no solo gracias a su fruto, las majuelas, que aguanta bastante el invierno y es muy rico en vitamina C. Si no también por sus flores que lo convierten en una planta melífera que atrae a gran cantidad de insectos. Las espinas de las ramas más jóvenes son usadas por el alcaudón como despensa al pinchar en ellas los insectos que caza y de los que se irá alimentando. Es además uno de los lugares predilectos para el crecimiento del  mágico muérdago.

Las majuelas o manzanitas de pastor tienen un sabor dulce y una carne arenosa y se han usado en Europa central para hacer una especie de pan a partir de una harina elaborada con ellos. Igualmente las flores y los brotes tiernos son exquisitas en ensalada.

Las flores son consideradas como un escelente tónico del corazón y del aparato circulatorio; son sedantes y antipasmódicas y contribuyen a minorar la presión sanguínea. Además no tienen ningún peligro de acumulación ni de toxicidad.

Peretenece a una familia de frutales, las rosáceas, por lo que es fácilmente domesticable injertando nispero y peral. Existen por otro lado muchas especias de espino albar, solo en Amñerica del Norte hay mas de un millar. 

El género crataegus cuenta con una especie propia del mediterráneo oriental la crataegus azarolus (el acerolo) y con otra especie en la Sierra Nevada casi idéntica la crataegus granatensis. El nombre de la especie, monogyna, hace referencia a la presencia de solo un hueso por fruto.

La blancura de su floración y el aislamiento de muchos de su ejamplares le hacen protagonista de muchos mitos y leyendas así como ser un lugar predilecto por la virgen en sus apariciones (virgen del Espino en Soria, Hoyos del Espino en Avila....)

En la tradición vasca se le atribuye con bastante éxito la cualidad de protector frente al rayo. 

En sus fases blanca, verde o roja el espino albar siempre representará un rincón de vida, tradición e historia para el paisaje de nuestros paseos.

 

Bibliografía

-Ignacio Abella. La magía de los Árboles. Integral 2008

-Ginés López. Guía de árboles y arbustos de la Península Ibérica y Baleares. Mundi Prensa, 2002. 

-Pío Font Quer. Plantas medicinales. El Dioscórides renovado. Ediciones Península 1999.